ESPUMANTES 

FILTROS 

1 2 3 4 5 6 7

Espumantes argentinos

Espumantes, espumosos, “champagne”; esta burbujeante bebida se ha distinguido siempre y en toda circunstancia con personalidad propia en el planeta del vino.

De forma tradicional dueños del glamur, las ocasiones singulares y los brindis; en los últimos tiempos se han registrado cambios tanto en el ámbito productivo, como en los patrones de consumo.

Vino espumante marcas

Primeramente, lo que se debe destacar es que la preparación de vinos espumantes en Argentina medra sostenidamente ; desde dos mil nueve hasta la data, y que la demanda acompaña este desarrollo.

Con relación a ello no solo medra el volumen sino el vino espumante comienza a adquirir mayor participación en el mercado argentino.

En tanto que de representar en dos mil cinco el uno con seis por ciento del total de vinos despachados en dos mil trece fue el cuatro por ciento más o menos.vino espumante marcas

En el periodo comprendido entre los años dos mil cinco y dos mil trece; el volumen de vino espumante fraccionado y el número de bodegas fraccionadoras medró significativamente.

Pasando en el primer caso de veintidos millones a cuarenta y tres millones de litros (incremento del noventa y tres por ciento ) ;  al tiempo que de las sesenta y uno bodegas fraccionadoras de espumantes en dos mil cinco; el campo registró en el año dos mil trece, ciento veintisiete establecimientos.

Elaboracion de Espumantes argentinos.

O sea que el desarrollo estuvo motorizado por un incremento del número de empresas que ingresaron al negocio de los espumantes.

Estolo que se comprueba por medio de la participación de las 5 primordiales empresas que pasaron de representar ; setenta y siete por ciento de la oferta al cincuenta y siete por ciento en dos mil trece.

espumantes argentinos

Este índice de Herfindahl-Hirschmann señala para el año dos mil cinco un valor de 0,181 al paso que en el dos mil trece el valor descendió a 0,085; pasando de este modo de un mercado muy próximo a la concentración a uno diversificado.
Online con el incremento de la producción.

Las ventas (despachos) de vino espumante en el mercado interno ; medraron de más o menos dieciocho millones de litros en dos mil cinco a cuarenta millones de litros en dos mil trece (un desarrollo amontonado del ciento dieciseis por ciento ).

El análisis por color de los despachos apunta que más del noventa y cinco por ciento correspondió a vinos espumantes blancos; siendo el cinco por ciento sobrante rosados y tintos, al tiempo que el detalle por género de productos señala una preponderancia de los vinos “Extra Brut” y en menor medida “Brut”.

Los mejores espumante marcas.

El desarrollo de la oferta de vinos espumantes a nivel regional es asimismo otro punto significativo de resaltar puesto que entre dos mil cinco y dos mil trece se registraron más bodegas fraccionadoras durante las zonas vitivinícolas de Argentina.

La estacionalidad en el consumo de espumantes ha sido siempre y en todo momento muy marcada, ligada a las celebraciones de final de año; y aunque esto prosigue siendo una característica del mercado; de manera lenta la tendencia se está suavizando y el consumo se está distribuyendo; poco a poco de forma más incesante a lo largo de todo el año para parar de ser una bebida reservada solo para el brindis.

Espumantes como se elabora.

Además, tal y como se mostró previamente; estas nuevas situaciones de consumo y los cambios en la demanda han sido acompañados por una oferta más diversificada que ha incorporado cambios en la presentación; opciones con menor graduación alcohólica y mayor presencia en diferentes segmentos de costos, mostrando esto último que los vinos espumantes no son ya “productos de lujo” por definición.

Para reafirmar las peculiaridades que han adquirido los vinos espumantes en el último tiempo; el análisis de costos proveído por la Auditoría del mercado de vinos en Argentina; que efectúa la compañía CCR, muestra que en el canal directo (supermercados y también hipermercados); en el año dos mil trece, el costo promedio de los vinos espumantes fue de cerca de cincuenta pesos, un valor bastante próximo a los vinos de media-alta gama; y al tiempo la diversificación de productos sobre la que se charló más arriba deja hallar en supermercados y también hipermercados del país espumantes inferiores a cuarenta pesos.

Exportaciones de espumantes

Las ventas al exterior de vinos espumantes han seguido esta auspiciosa tendencia del mercado interno, medrando sostenidamente hasta dos mil once, año en el que volumen se comenzó a retraer sutilmente.

Si bien en facturación volvió a medrar. En dos mil trece llegan con un volumen de tres,7 millones de litros, valor ciento sesenta por ciento superior al de dos mil cinco. La relevancia de las exportaciones en el volumen total asimismo se ha aumentado, en tanto que mientras que en dos mil cinco representaban el seis por ciento , en dos mil trece subieron hasta poco menos del diez por ciento .

La cantidad de establecimientos que exportan espumantes ha seguido exactamente el mismo comportamiento que en el mercado interno: en dos mil cinco contaba con treinta empresas, y desde ahí la integración fue sostenida hasta lograr algo más de cien actualmente.

Acompañando este proceso de integración de empresas a la exportación de espumantes, la concentración empresarial asimismo ha disminuido sensiblemente.

Respecto a los segmentos de costes, el que lidera la categoría en volumen es el que se ubica entre los USD veintiseis y treinta y nueve por caja, el que le ha ganado mercado al segmento inferior. No obstante, en los últimos tres años ha sufrido una esencial caída.

Los segmentos que más han crecido han sido el cuatro y cinco (entre USD sesenta y ciento diez por caja). En promedio entonces puede aseverarse que las exportaciones de espumantes se han ido ubicando en mejores situaciones de costos, si bien su volumen preponderante prosiga siendo intermedio.

Espumantes Importacion.

La cantidad de mercados a los que llega el espumante argentino asimismo ha crecido sensiblemente en el periodo analizado.

Hoy día se exporta a algo más de ochenta mercados (noventa y uno en el dos mil diez fue el pico máximo), al paso que en dos mil cinco este número apenas alcanzaba treinta.

La preponderancia de mercados sudamericanos es notable, y el primordial es Brasil, si bien, así como U.S.A., fueron los responsables de las caídas en volumen de ventas.

Chile ha crecido de forma notable, constituyéndose en el segundo mercado en volumen.

Champagne

El Champagne, tiene su origen en la zona francesa con dicho nombre, una zona vinícola al norte de Francia, de tiempo friísimo que transforma la viticultura en una actividad más bastante difícil que en otros territorios.

Hay que tener en consideración que es la zona vitivinícola más fría del planeta, el límite donde se puede cultivar la parra. con una temperatura media anual de once º C, en tanto que bajo una media de diez º C las cepas no subsisten.

Si bien cultivo de la viña se remonta a fines del siglo III, el vino, tal y como lo comprendemos actualmente, tiene su origen a inicios del siglo XVIII, de la mano del fraile benedictino Don Perignon, de la Abadía de Hautvilliers.

Definicion de champagne

Si bien no hay certidumbre de que haya sido literalmente el descubridor de este modo de preparación, puesto que, como vimos en el artículo precedente existen antecedentes que le disputan la autoría.champagne marcas champagne vino espumante marcas espumantes argentinos espumantes
No obstante, lo que es incontrovertible; es que merced a sus observaciones y a los cambios introducidos a partir de ellas; sentó las bases para la preparación de este vino tal y como lo conocemos actualmente.
Primeramente; observó que debido a las duras condiciones climatológicas de la zona; la fermentación del vino en las barrica se interrumpía por el frío.

Las mejores marcas de Champagne

Ya antes de haber consumido todos y cada uno de los azúcares; y se reinicia con la llegada de la primavera, cuando estaba ya embotellado; transformándose en un vino con gas por la presencia del anhídrido carbónico.
Asimismo, verificó que estos vinos se preservaban y transportaban mejor en botellas que en barricas; favoreciendo la substitución de las viejas por unas más gruesas de lo común; y también introdujo la utilización del tapón de corcho, más resistente a la presión.
Además de esto; fue el primero en efectuar la “selección de varietales” y; en desarrollar el sistema de “cuvée” de diferentes viñas y zonas para conseguir un solo vino y; por último, asimismo fue el primero en usar uvas tintas para realizar vinos blancos (Blanc de Noir).

Los mejores precios de champagne

Los cambios prosiguieron con el tiempo, y a fines del siglo XVIII, el profesor bodeguero de la esencial bodega “Viuda de Clicquot”, introdujo diferentes procedimientos relativos a la crianza y la conservación, como el empleo del pupitre, la técnica del removido y la determinación de forma precisa y estandarizada de la cantidad de licor de expedición, lo que dejaría una siguiente mejora en la preparación y comercialización del Champagne.

El champán o bien champaña, término que procede del francés champagne, se incluye en la categoría de los vinos espumosos.

Su nombre procede de la zona del nordoeste de Francia donde se genera; con lo que bebidas semejantes que sean elaboradas en otras zonas se conocen por norma general como “cavas”.
Para su fabricación se emplean diferentes variedades de uva; si bien esencialmente las más empleadas son: Chardonnay, un género de uva blanca y Pinot noir, una uva tinta cuya pulpa es blanca.

En general el champán se trata de un vino blanco si bien en ocasiones; se fabrican de color rosado empleando las variedades de uvas tintas.

El champán se incluye en la categoría de vinos espumosos o bien espumantes. A lo largo del proceso de fabricación se consigue la presencia de dióxido de carbono disuelto en el líquido; con lo que al servirse se observa la capacitación de espuma y el propio desprendimiento de burbujas.

La manera más empleada para agregar al dióxido de carbono; es partir de un procedimiento conocido como champanoise o bien simplemente “método tradicional”.

La Zona de Champagne.

Este procedimiento se fundamenta en la realización, en general en la propia botella; de una segunda fermentación provocada por la adición de azúcares y diastasas.
De esto se deriva la capacitación del gas y asimismo ciertos sedimentos; que son eliminados poniendo la botella en un ángulo de inclinación de cuarenta y cinco grados.
De este modo se consigue que se amontonen en el cuello de la botella; por lo que se aplica un procedimiento en el que se congela esta parte. Entonces se descorcha eliminándose los sedimentos y de forma rápida se vuelve a encorchar.
El procedimiento precedente causa una pérdida de volumen con lo que este se restituye; a través de la adición de un licor de expedición que contiene un alto contenido de azúcares. Conforme la cantidad agregada va a dar como resultado ciertos géneros de dulzura.
Se ha transformado en una tradición descorchar una botella de champaña; a lo largo de grandes celebraciones y resulta preciso admirar el valor y la calidad de esta inigualable bebida.

Origen del Champagne.

El Champagne, tiene su origen en la región francesa con dicho nombre, una zona vinícola al norte de Francia; de tiempo friísimo que transforma la viticultura en una actividad más difícil que en otros territorios.

Hay que tener en cuenta que es la zona vitivinícola más fría del mundo; el límite donde se puede cultivar la vid. con una temperatura media anual de once º C; en tanto que por debajo de una media de diez º C las cepas no subsisten.

Si bien cultivo de la viña se remonta a finales del siglo III, el vino, tal como lo comprendemos actualmente; tiene su origen a principios del siglo XVIII; de la mano del monje benedictino Don Perignon, de la Abadía de Hautvilliers.

Si bien no hay certidumbre de que haya sido literalmente el descubridor de esta forma de preparación; puesto que, como vimos en el artículo precedente existen antecedentes que le disputan la autoría.